jueves, 21 de diciembre de 2017

Mi opinión lectora #5: Soy lectora y a veces abandono lecturas.

Declaración
Esta es una sección extraña que no sé si exista en otro blog, así que quiero que sepan de antemano que no pretendo adueñarme de ninguna sección; simplemente me pareció que llamarla así era adecuado y ayudaba a mi propósito.

Lo que quiero hacer aquí es dar MI opinión sobre algunas situaciones del mundo de la lectura; desarrollar mi punto de vista y esperar que me dejen algún comentario con su punto de vista.

Que quede claro que NO pretendo que mi opinión exprese la de todo el mundo; es únicamente la mía y no hablo por los demás cuando la doy.
Recuerdo cuando me alejé un poco de los cuentos y las novelas cortas e inicié con las novelas largas. Me parecía impensable y una grosería no terminar los libros completos; aún cuando no me gustaran. ¡Tenía que terminarlos, si no, no sería una buena lectora!

Pero a estas alturas mi pensamiento ha cambiado.

Por entonces tenía doce-trece años y no conocía a más lectores como yo, así que tampoco podía compartir opiniones sobre el mundo de la lectura.

Sin embargo, pasó lo que tenía que pasar: con el tiempo uno toma experiencia y tiene la fortuna de encontrar gente con gustos similares y con las cuales intercambiar comentarios

Supongo que todos pasamos por esto; supongo que todo el mundo, en un punto de su historial lector (me gusta llamarlo así), cree que no terminar de leer una novela es una especie de sacrilegio.

Pero con el tiempo, nos conocemos, nos damos cuenta de las cosas que nos gustan y las que no, y nos resulta más fácil notar cuál es el camino que una novela está tomando y si nos agradará o no.


Y es así, que a estas alturas de mi historial lector, hay ocasiones en las que, si una novela no está tomando el rumbo que a mí me gustaría o alguno de los elementos no son de mi agrado, la dejo sin terminar.

Es rara la ocasión en la que me he forzado a continuar o en la que retomo una lectura que dejé abandonada. Pero esto se debe a que conozco personas que me han prometido que esa lectura mejorara. O simplemente busco opiniones nuevas en internet.

Esto por supuesto no aplica a los libros que las editoriales me envía, pues en ese caso es un compromiso entre ellos y yo, y aunque algo en la novela no me guste, continúo leyendo y al final hago mi reseña objetiva al respecto, dejando claro por qué no me gustó.

Pero cuando se trata de novelas que he podido adquirir por mí misma y las cuales me están decepcionado, me doy el placer de dejarlas incompletas.

En algunas ocasiones las guardo y espero a ver si hay algo que me convenza de retomar, pero en otras ocasiones decido intercambiar o vender esos libros, pues yo sé que, el que a mí no me gusten, no significa que a otros no puedan gustarles.

Hace ya varios meses me topé con algunos lectores que, al comentarles que yo no terminaba de leer lo que no me gustaba, me dijeron que “eso no era de lectores”.


Pienso que definir lo que es ser lector da para otro tema y es una cuestión que se desarrolla con una línea muy delgada entre lo objetivo y lo personal; pero debo decir que para mí, en este caso en particular, uno de los muchos niveles de ser lector (porque para mí tiene niveles) es alguien que se conoce, sabe cuándo una lectura no le satisface y por lo tanto decide detenerse si lo cree pertinente.

Por eso decidí hace tiempo que, si una lectura no me está gustando como yo esperaba, dejaría de leerla (mientras no se trate de una lectura editorial). 

Sí, es posible que le de alguna oportunidad en el futuro si encuentro un argumento convincente, como la opinión de un amigo o una reseña; pero si no, probablemente me deshaga del libro y busque algo nuevo que me guste.

Bueno, ¿ustedes qué opinan? :) ¿Son de los que terminan las novelas sí o sí? ¿O son como yo y prefieren dejar de leer las novelas que para ustedes no están tomando un buen camino?

Cuéntenme, por favor. Les agradezco mucho cada uno de sus comentarios :D

Gracias por leerme :)

2 comentarios:

  1. Hola, Iris.
    Me sentí muy identificada con tu opinión porque la verdad es que me pasaba lo mismo. Hace un tiempo (uno o dos años) no podía dejar un libro sin terminar, como bien dijiste vos sentía como si fuese un sacrilegio hacer eso y siempre esperaba que mejore.
    Sin embargo, lo único que terminaba haciendo es dejar de leer por períodos largos y me llevaba meses terminar el libro en cuestión (¡que loco por favor!).
    Al final, he llegado a un arreglo con mi yo lector jajaja y decidí que si un libro o una saga me aburre o no me gusta pues...lo dejo, sin muchas vueltas. Quizás no era el momento para leerlo o no sé, simplemente cuestión de gustos.
    Nos estamos leyendo. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también soy de tu opinión, la verdad, no me obligo a terminar libros, a no ser que quiera hacer una reseña de ellos y ponerlos a parir con conocimiento de causa. También está la excepción de si, cuando decido dejarlo, ya es a más de mitad del libro, entonces suelo terminarlo. Los que más me cuesta abandonar son los que tengo por casa y he pagado, si son de la biblioteca los abandono sin problemas.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link para que visite tu blog, agradecería que lo enviaras al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme :)