jueves, 23 de noviembre de 2017

Mi opinión lectora #2: No leo literatura juvenil LGBT. ¿Por qué?

Declaración
Esta es una sección extraña que no sé si exista en otro blog, así que quiero que sepan de antemano que no pretendo adueñarme de ninguna sección; simplemente me pareció que llamarla así era adecuado y ayudaba a mi propósito.

Lo que quiero hacer aquí es dar MI opinión sobre algunas situaciones del mundo de la lectura; desarrollar mi punto de vista y esperar que me dejen algún comentario con su punto de vista.

Que quede claro que NO pretendo que mi opinión exprese la de todo el mundo; es únicamente la mía y no hablo por los demás cuando la doy.
Nota: es una entrada bastante larga, espero que tengan paciencia.

Admito que cuando me planteé el escribir sobre este tema, me dio un poco de miedo. ¿Por qué? Porque extremistas existen en todos lados. Pero no por eso tengo que callarme y no expresarme.
Sin embargo, sé que es molesto que exista gente tan extremista. No puedo comentar que no me gusta leer la literatura juvenil LGBTTTI porque este tipo de gente me tacha de “homofóbica o poco tolerante” sin siquiera preguntarme por qué o qué opino.

Así que dejemos en claro una cosa: para mí nunca ha sido algo “raro o fuera de lo normal” (como los extremistas lo ven) convivir con la comunidad LGBTTTI y, como a cualquier persona y ser vivo de este planeta, les tengo respeto. No hay más que aclarar al respecto; los gustos, orientación e identidades de las personas no condicionan sus actitudes con los demás; así que respeto = respeto. Punto.

Entonces, ¿por qué si respeto a esta comunidad no me gusta leer literatura juvenil LGBTTTI? La realidad es que el respeto que les tengo no tiene nada que ver con mis gustos literarios, ¿saben? Son cosas muy diferentes y parece que mucha gente no lo entiende.

No leo libros de esta temática meramente porque me cansa. Así como me aburre leer literatura de terror y policiaca, me cansa leer historias juveniles LGBT.

Ya en algunas entradas esporádicas o incluso en reseñas he comentado las razones por las cuales me aburre el terror y el thriller. En este caso, comentaré porque no soy afín al LGBT juvenil.
Desgraciadamente aún hoy en día la orientación sexual y la identidad de género son temas muy tabú en la sociedad; en algunas sociedades más que en otras.

Y a los que suelen afectar más por cuestiones de edad y descubrimiento personal es a los jóvenes; ya sea porque ellos mismos se sientan desorientados, solos y/o que sufran de algún tipo de agresión debido a esto.

Antes de seguir explicándome, un pequeño antecedente:

Cuando yo iba a la primaria, con unos siete años, conocí a un niño que se convirtió en muy buen amigo durante el resto de esa etapa escolar (y parte de la secundaria).

En fin, fue con él que comencé a notar que había personas a las que podían gustarles personas de su mismo género, que los juguetes o los juegos que hacíamos no tenían que ver con que si eres niño o niña y que gustos existen de muchos colores.

Me pareció extraño y nuevo a la vez, pero no algo chocante (como sí les pareció a muchos compañeros conforme crecíamos y sí, en efecto, esto generó problemas).

Afortunadamente, mis padres, por entonces eran tolerantes al respecto y me explicaron con las mejores palabras posibles que, sí, era algo común; y sí, digo que fueron tolerantes porque, en efecto, la educación al respecto era bastante más nula que ahora, y por ello les costaba un poco comprenderlo, como a mí, pero fueron pacientes y me hicieron saber que solo tenía que ser respetuosa y ellos conmigo.

En fin. ¿Por qué saco esto a colación? Porque para mí crecer con esta información fue como crecer sabiendo que el cielo es azul y que a veces hace calor y otras frío. Fue común y normal, y, cuando llegué al a universidad, noté que en mis padres también ha habido un cambio. Es común, lo aceptan, lo entienden. ¡Eso me hace muy feliz! ¡Así debería ser siempre y con todos!

Sin embargo, sé que no para toda la gente está “normalizado”. Pfff…

Aquí es donde comienzan mis razones de porqué no leo libros LGBT juveniles. Y quizás, para algunos, sea un comentario un poco contradictorio, ya verán por qué.

La razón principal de que no lea estos libros es porque los protagonistas no hacen más que pasar por los mismos problemas: al tener una orientación sexual o una identidad de género diferente a lo que “la sociedad espera”, siempre sufren. Ya sea que sufran en casa, en la escuela, en sus trabajos de medio tiempo. Ya sea que sus familiares los agredan, sus compañeros, sus propios amigos, incluso sus parejas o cualquier persona con la que tenían confianza.

Los libros de literatura juvenil LGBT siempre tienen esta misma dinámica y ese dolor que externan, no me agrada. Hay algo más, esto no lo es todo.

A ver, comprendo que este tipo de libros, así como muchos otros relacionados con la edad juvenil, pretenden crear consciencia en la gente de una realidad (jóvenes y adultos); que la gente comprenda lo que esta comunidad puede llegar a sufrir. 

Entiendo que las personas que se sientan identificadas también puedan encontrar en estos libros consuelo y que vean que, aunque pueden llegar a encontrar gente horrible en este mundo, también hay gente buena y que su lugar en este planeta no lo definen otros ni su orientación, sino simple y llanamente quienes son como personas.

Sé que los fines de estos libros son los de educar, sentir empatía, ayudar. Eso me queda muy claro y me alegro que ayuden a ello. Pero, sinceramente, no pasan de ahí. Simplemente creo que hay otro nivel que no ha sido explorado.

Decidí hablar de este tema porque lo he comentado con varias amistades: no puedo entender que en la literatura juvenil no comiencen a normalizar a la comunidad LGBT en sus personajes principales y en las historias mismas.

Es decir, ¿no pueden sacarlos de esa zona donde los han encasillado?

Mientras me planteaba escribir esta nota, estuve tratando de recordar: he leído libros juveniles donde, en efecto, la historia no gira entorno a pertenecer a esta comunidad, donde la trama es totalmente distinta (de fantasía, de ciencia ficción, de ficción), pero los personajes LGBT que hay en estas novelas no pertenecen al puesto de protagonista. Siempre son secundarios y muchas veces, sí, su subtrama se orienta a que tienen problemas de pertenencia en la comunidad. Así que volvemos a la misma casilla.

Comenté esto con varios amigos lectores y les hice saber que me cansaba notar que no había protagonistas LGBT sin que tuvieran una trama que se encasillara a lo que ya les he comentado.

Pero, ellos me ayudaron a ver que SÍ existen libros así; sin embargo, oh sorpresa, son libros poco conocidos o que no son publicados por editoriales de renombre. Muchos provienen de editoriales pequeñas o son autopublicados.

Mientras que las editoriales supremas, se dedican a sacara novelas populares que, en su mayoría, son dramas (¿por qué no me sorprendió?).

Y yo misma recordé que, en efecto, he leído un libro que tienen un protagonista de la comunidad LGBTTTI y que su trama no gira en torno a ello.

Hablo de El Señor del Sabbath (LNDLB #1) de Mariana Palova. Fue uno de los puntos que me agradó de esta novela. Aunque por ciertas escenas crudas no sé si puedo catalogarlo como juvenil, sin embargo, la edad del protagonista me hace pensar que lo es…

Como sea, me gusta pensar que entra dentro del género juvenil y no encasilla al protagonista en el drama común de las novelas que no me agradan.

Viry de La biblioteca del Inframundo, amablemente me señaló otra saga que debía leer y que no tenía nada que ver con el drama común de las novelas juveniles LGBT, se llama Príncipe cautivo de C. S. Pacat (¿La conocían?).

Siento que está ultima saga está más relacionada con libros el género romántico adulto LGBT. He leído libros de este género antes y me gustan mucho; prácticamente todos dejan fuera el drama de la identidad.

En fin. Lo que quiero decir es que, sí, existen libros de LGBTTTI juvenil que leería, pero necesito descubrirlos, pues las editoriales parecen explotar el tema de otra forma y no de la forma que me gustaría. Me gustaría ver una evolución en todo ello.

Y aunque, como ya dije, creo que estos libros ayuda a muchas personas que estén atravesando por algo así, no es algo que a mi me guste leer. (Y en ningún momento dije que su función fuera mala o los libros fueran malos o que leerlo fuera malo, que conste).

Me agradaría que las propias novelas juveniles comenzaran a normalizar la situación, que sus protagonistas pertenecieran a esa comunidad y que no tuvieran que pasar por la misma trama que pasan en todas las novelas de este tipo. Me gustaría que vivan otras historias y que no sean solo personajes secundarios o incidentales.
Como ya repetí antes, y yo misma me percaté, existen novelas así, pero no son tan populares; así que hace falta difundir más este tipo de historias.

Si conocen títulos que cumplan con estas características, me encantaría que los compartieran conmigo. Me encantaría poder leerlos y reseñarlos, y ayudar a dar a conocer más este tipo de historias.

Así pues, espero que no me juzguen con extremismo; espero haberme dado a entender bien, y que me sugieran títulos :)

Y muchas, muchas gracias por llegar hasta estas últimas palabras.
Espero sus comentarios. ¡Saludos! :)

5 comentarios:

  1. Hola :)
    Tu opinión me ha encantado. No he leído LGTB (no porque no quiera sino porque no se ha dado el caso pero tengo algún libro en el tintero) me anoto tus dos recomendaciones.
    Aunque si que leeré algún libro conocidillo aunque por lo que dices con dos o tres sería suficiente
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Holo Iris!

    Bueno creo que ya hablamos largo del tema XD pero se me ocurrió que podríamos hacer una lista de literatura LGTB con recomendaciones que no sean solo de victímismo total,que los protagonistas vayan más allá de solo ser gay y ya

    ¿Qué opinas? o3o

    ResponderEliminar
  3. Hola Iris!
    Es que el problema a mi parecer es que como es novedad y el publico se está abriendo a este tema que lo quiere ver con naturalidad, está siendo explotado, pero es manejado con gran tabú todavía.
    Me parece que no comprende que ser homo es lo mismo que ser heterosexual o bisexual, sin importar lo que tienes debajo de la cintura eres una persona que ama, siente, le gusta. son personas nornales con gustos diferentes a uno y no por eso deben ser juzgados. Creo que actualmente ya la visión que ha del tema es más abierto que hace unos años y entiendo que ellos deban pasar por miedos, pero igual pasa cuando alguien normal va atener su primera vez o se enamora. Creo que ya estamos más abiertos al tema y aceptación que hace años, entonces no entiendo el afan de ponerlos como victimas,... yo por eso no leo ese tipo de historias y en adultos desgraciadamente se van mucho a lo sexual y creo que solo hay homoerótico. Estas historias cambiarán cuando los traten y vean como cualquier personaje.
    Gracias por compartir este tema tan polémico.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Por fin tengo el tiempo para pasar a leerla sección con calma y detenimiento.

    Y las editoriales seguirán publicado ese tipo de libros porque el drama vende xDD

    Ya te había contado que precisamente por eso no leo tampoco este tipo de libros y autores como David Levithan que se centran en tratar a la comunidad LGBT como algo hecho de cristal no me parece. Al menos considero que en el país este tema se ha normalizado.
    Por ello rechazo todo este tipo de libros, no me gusta que hagan parecer todo un circo, el descubrimiento del año y conviertan al personaje central en todo un mártir.

    Para la apertura y libertad que se supone hay en la literatura, lo correcto sería incluir personajes LGBT de forma natural, integrados a la sociedad y no andar haciendo escándalo porque le gusten personas del mismo sexo ¬¬... hasta ellos parecen los de pensamiento retrógrado.

    Hay autores que incluyen personajes gays, lesbianas o bisexuales en la historia y sin el mayor drama. Te agrego un par al listado y que si son juveniles:
    - La reina impostora de Sarah Fine que es fantasía juvenil y tiene una protagonista bisexual. Y no hay más que decir, es una historia que vale la pena y un personaje que a pesar de no ser tan fuerte es una excelente protagonista.
    Su segunda parte me parece que incluye a una protagonista lesbiana, todavía no la he leído y espero poder hacerlo pronto.

    -Estrella errante y Luna, si recuerdas Romina hace mención de dos parejas lesbianas con la mayor naturalidad, una historia de romance que transciende y otra incluso se convierte en leyenda.

    Novelas más adultas:

    La hermandad de la daga negra, no recomiendo mucho esta saga porque se va a pique. Pero contiene personajes bisexuales y gays. Y para ser un grupo de guerreros llenos de testosterona me gusta mucho que se tomen con tal tranquilidad que uno de ellos sea gay y respeten como tal a su pareja, eso es un punto a favor.

    Y he leído otro par pero francamente no valen la pena porque son eróticas y la trama es casi nula.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Ah olvide agregar que esos protagonistas juveniles sufridos y estigmatizados por ser gay, bisexual, etc, etc merecen como cualquier otro ser un héroe/heroína que salve el universo o vivir una aventura emocionante o que transcienda no por el hecho de salir del armario.

    ResponderEliminar

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link para que visite tu blog, agradecería que lo enviaras al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme :)